Cinco postres portugueses para estas Navidades

Reunión con familia, amigos y colaboradores del 39siete.
29 Diciembre, 2016
Cata y Maridaje con platos y vinos de las Bodegas Toribio
6 Febrero, 2017
Mostrar todo

Pasteis de Belem or Nata, Portuguese Cake

Cinco postres portugueses para estas Navidades

En 39siete sabemos fusionar la cocina extremeña con la portuguesa y en nuestra carta tenemos una recopilación de deliciosos postres portugueses, elaborados con materia prima de calidad.

La cocina portuguesa es una de las más sabrosas y desconocidas del mundo y por ello desde nuestra web queremos darla a conocer un poco más con esta selección de postres.

Serradura

La Serradura es un postre originario de Portugal, pero también muy consumido en Extremadura por su cercanía al país.

Su nombre, “Serradura”, se debe a su apariencia semejante al serrín de las serrerías, pero también es conocida como “tarta de nata portuguesa”.

Solamente consta de 3 ingredientes: nata, leche condensada y galletas María – opcionalmente podemos añadirle vainilla para los más golosos-.

Se trata de un postre de preparación muy sencilla y rápida, convirtiéndolo en el postre ideal para preparar ante una visita inesperada o en cualquier momento.

Hay que tener en cuenta que la serradura es un postre muy saciante, llena mucho, con lo que tenemos que poner atención en el recipiente donde lo servimos.

Este postre se puede presentar también en formato tarta, aunque lo más común es servirlo en copas individuales.

Bolo rei

Al igual que en España con nuestro Roscón de reyes, en Portugal no puede faltar en las fiestas navideñas el Bolo rei.

Este pariente cercano de nuestro roscón de reyes fue vendido por primera vez en 1869 en una confitería llamada Nacional de Lisboa.

A pesar de que su elaboración se asemeja bastante a nuestro roscón, se diferencia de él en que la masa del Bolo rei lleva añadidas uvas pasas y frutos secos como nueces, piñones y almendras. Además es aromatizado con vino de Oporto.

Este dulce con forma de corona y decorado con frutas glaseadas, contiene en su interior una chuchería y una haba (fava en portugués), la tradición dice que quien encuentre la “fava” deberá pagar el bolo rei en las próximas navidades.

Este postre en Portugal no es tan típico del día de reyes como en España, sino que conforma el postre de la “consoada”. La consoada es la reunión de la familia mientras esperan a Pai Natal (papá Noel), es decir, tras la cena de Nochebuena, ya que los niños portugueses reciben los regalos de Pai Natal de madrugada y no a la mañana siguiente.

Pastel de Nata

Es uno de los postres más populares tanto en Portugal como en Extremadura. Esta deliciosa receta proviene del monasterio de Santa María de Belém (de la orden de los Jerónimos) en Lisboa. Comenzó a ser producida y comercializada en 1837 con el nombre de “Pastel de Belém”.

Se dice que la receta tiene varios siglos de antigüedad y no ha sido desvelada, salvo a tres personas. Tanto la pasta como la crema se empiezan a elaborar a puerta cerrada en lo que denominan “la oficina del secreto”.

La pasta se realiza con hojaldre y la crema tiene una base fundamental de yema de huevo, leche y azúcar.

La leyenda cuenta que cada 31 de Diciembre, las mujeres que se llamen Rebeca, recibirán una caja de pasteles gratis. A cambio ellas deberán entrar gritando en la pastelería “¡Yo soy Rebeca Jiménez! Hija de Pedro y Concha… y mujer del Salvador, quiero la caja para mi degustación”.

Los pasteles de Belém también son muy conocidos en China, ya que llegaron a través de Macao (antigua colonia portuguesa). En chino estos pasteles han sido bautizados como “dan ta”, que significa algo así como pastel de huevo.

Empresas como McDonalds incluyeron estos pasteles dentro de su oferta de postres y los convirtieron en populares en otros países asiáticos como Camboya.

Queijadas de requesón

También denominados pastelitos de queso. Su origen se centra en Ranholas, parroquia de San Pedro de Penaferrim en el municipio de Sintra. El dulce formaba parte del pago de los foros, en el año 1227, durante el reinado de Sancho II.

La primera industrialización de estos pastelitos de queso, se dice que se inició con una señora llamada María Sapa de Ranholas, en 1756, ya que a su casa acudían los nobles más ilustres a degustar el mencionado postre.

Las queijadas están compuestas por una masa exterior tipo pan, que sirve como soporte del relleno, y un relleno de queso, requesón de la zona, huevos, leche, azúcar, canela, harina y ralladura de limón.

Pero estos postres no solo son típicos de la zona de Sintra, sino que también encontramos diferentes variantes como las que se fabrican en Madeira, Oeiras, Évora y Pereira.

Pudim Abade de Priscos

Este postre debe su nombre a “Abad de Priscos”, una feligresía cercana a Braga –ciudad del norte luso-. Su creador fue el abad Manuel Joaquim Rebelo, que fue cocinero del Rey Don Luis I de Portugal. El famoso chef dejó como legado muy pocas recetas, entre las que se encuentra el pudim Abade de Priscos.

La famosa receta fue dada a conocer por el director de enseñanza primaria femenina de Braga, Pereira Junior, el cual pidió como favor al abad algunas recetas para enseñar a sus alumnas.

Esta receta es muy popular en Portugal y formó parte de una de las 7 maravillas que compitieron el 10 de Septiembre de 2011 como platos identificativos del país y además quedando finalista.

El tocino que contiene le da su consistencia y aspecto característico, pero no podemos no mencionar como ingredientes principales también el vino de Oporto y la canela.

Se considera uno de los postres típicamente degustados en las comidas navideñas portuguesas.

Otros típicos postres portugueses que no hemos mencionado, pero también son muy populares tanto en Portugal como en la zona extremeña son la baba de camello o la sericaia y el bolo de bolacha, que además podéis degustar en las maravillosas instalaciones de 39siete.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *