Gastrohistoria: La Sericaia, uno de los mejores postres portugueses.

Cerveza del Mes: Cerveza Artesana Ballut
10 Octubre, 2016
Vino del Mes: Monociclo. Personalidad y pasión en Tierras de Castilla.
19 Octubre, 2016

Gastrohistoria: La Sericaia, uno de los mejores postres portugueses.

Arrancamos esta semana con una nueva sección en nuestro blog, a la cual llamaremos “Gastrohistoria“. En ella pretendemos acercarnos al origen y a la tradición de muchos de los referentes de nuestra gastronomía, tanto de platos confeccionados como ingredientes o productos que utilizamos de manera habitual en nuestras cocinas, para entender asi una pequeña, pero no por ello poco importante, parte de nuestra cultura.

La gastronomía, entendida como un arte, es un compendio de factores que nos ayuda a comprender mejor nuestro entorno y nuestras raíces: nos ayuda a entender como el clima influye en nuestros platos, las condiciones socio-económicas que se daban en una determinada época, las enfermedades que sufrían los habitantes de una determinada región, los ritos y celebraciones que se llevaban a cabo,, los intercambios culturales que hubo con otros pueblos, bien vecinos, como invasores o incluso de ultramar.

En definitiva, estoy convencido de que entender nuestra gastronomía es conocernos a nosotros mismo, entender una parte nuestra historia y comprender nuestra idiosincrasia. Espero que lo encontréis de interés.

Hoy empezamos esta aventura, homenajeando a nuestros hermanos portugueses y conociendo la historia de un dulce alentejano bien conocido y apreciado por todos nosotros: la Sericaia o Sericá.

Se trata de un dulce conventual de sabor único, y confeccionado con huevos, azúcar, leche, harina, canela y limón. Destaca su textura esponjosa y sus características fracturas en su masa, intencionadas, pues antes de cocerse se coloca la misma en un plato de barro a cucharadas desencontradas.

Esta discrepancia en el nombre ya nos da pistas de que este pastel o torta no tiene un origen consensuado. Se lo disputan dos localidades rayanas, Vila Viçosa (Sericá) y Elvas (Sericaia) aunque parece claro que su receta pudo estar inspirada en recetas del Ultramar Portugués. Algunos autores reclaman una influencia brasileña, pero lo más cierto es que tuvo origen en las colonias portuguesas de las Índias.

Esta última línea de pensamiento nos indica que fue un criado de Don Constantino de Bragança, 7º Virrey de la Índia y Capitán de la Ribeira Grande (Cabo Verde), y de origen calipolense, gentilicio con el que se conocen a los oriundos de Vila Viçosa, el que trajo consigo esta receta que fue interpretada con maestría por las hermanas del Convento da Chagas.

Posteriormente, fue en el Convento da Nossa Senhora da Conceição o en el de Santa Clara en Elvas donde el dulce se comenzó a confeccionar de la forma en que hoy lo conocemos, añadiéndole canela y la tan apreciada Calda de Ameixa de Elvas, una suerte de almíbar de ciruelas.

Existe una teoría apócrifa la cual dice que la receta fue inventada por una señora de localidad fronteriza de Caia, y de ahí el nombre Sericaia, lo cual indigna a los calipolenses, señal inequívoca de nuestra idiosincrasia localista y regionalista que nos caracterizan a los habitantes de ambos lados de la frontera.

Lo que es cierto, y esto no deja lugar a dudas, es que se trata de un dulce conventual como mínimo sublime, esponjoso y de delicado sabor, humilde por su confección e ingredientes pero dignísimo de las mejores mesas y reuniones.

Ven a 39siete a probar nuestra Sericaia artenasanal y fresca, bien rematando una comida o bien acompañando un buen café o infusión a media tarde. Es un planazo ¿no? 😉

Firmado:

Javier Joló

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *